Hoy toca #LeoAutorasOct

 

Algo tarde, aunque nunca lo sea realmente si la iniciativa es buena, quiero hablaros del #LeoAutorasOct.

 

Si la memoria no me falla, esta fantástica idea tuvo su nacimiento el año pasado gracias al empuje y la organización de lo que luego sería La nave invisible, sobre todo a raíz de las conversaciones que algunas de sus fundadoras tenían por twitter. Creo recordar que también tuvo su importancia una entrada que realizó en su blog Alexander Páez analizando el problema.

 

 

La cuestión de fondo era y es bien conocida: el elevado porcentaje masculino que ocupa todo el espectro de la literatura de género. Dicho de otra forma: se lee, se publica y probablemente se reconoce más a los autores que a las autoras, al menos dentro de este campo.

 

Como reacción puramente proactiva a esa realidad surgió el #LeoAutorasOct, que propone que, durante el mes de octubre, se potencie la lectura de autoras. Si bien en los últimos tiempos parece claro que se lee más a las autoras y, sobre todo viendo cómo están yendo los últimos premios, se reconoce mucho más su trabajo, todavía queda mucho por hacer. En todo caso, no deja de ser una buena noticia que el #LeoAutorasOct se haya establecido por derecho propio como un hito anual importante. Ojalá quede como una práctica perenne, al menos (eso deseamos) hasta que ya no sea necesario. Por mi parte, y aunque este mes han caído varios (y probablemente caigan más) libros de autores, he querido dar prioridad a algunas lecturas que tenía en la pila y que paso a detallaros comenzando por las que acabo de terminar:

 

  • La última primavera, de Concha Perea. Hace poco terminé la continuación de La corte de los espejos. Aquí tenéis un enlace a la breve reseña que hice en Goodreads, pero, por si os da pereza, el resumen es: ¿te gustó el primero? Pues el segundo es mejor. Desde aquí le envío la enhorabuena a la autora.
  • Los viajeros de la noche, de Helene Wecker: La premisa de este libro me cautivó en cuanto leí la sinopsis: una gólem (la mítica figura hebrea, no la de D&D :-p ) y un genio del desierto sirio traban una cierta relación en el Manhattan de finales del siglo XIX. Wow, ahí es nada. Aunque disfruté mucho el comienzo del libro, creo que va perdiendo fuelle y, finalmente, no llega a ser la gran historia en que podría haberse convertido, aunque sus virtudes, que las tiene, también son notables. Aquí tenéis un enlace a la breve reseña de Goodreads.

 

Aparte de estos dos libros, mi intención es leer también este mes:

  • El vivo, de Anna Starobinets: la autora rusa es una apuesta fija de la editorial Nevsky. Puede que esta no sea su obra más reconocida, pero tenía un gran interés en ella y, con apenas cien páginas leídas, puedo decir que el comienzo es absorbente y opresivo. También hay que destacar el curioso y efectivo juego que la autora establece con la tipografía y la maquetación del texto.
  • Detrás de sus ojos, de Sarah Pinborough: conocí a la autora en la Eastercon del año pasado y todas sus intervenciones en las distintas mesas en las que participó me parecieron interesantes. Sobre todo por la inteligencia que uno puede percibir cada vez que toma la palabra. En un sentido distinto, pero me recordó a la Claire North de hace dos Celsius (que me cautivó por entero, igual que al resto de asistentes). Dicho todo esto, sentía muchas ganas de leer algo suyo y la premisa de esta propuesta que edita Runas hizo que se me hiciera la boca agua. Siempre me han interesado los mundos secretos que ocultan las personas y, bajo el prisma de este libro, las parejas. Creo que lo voy a disfrutar mucho.
  • El dragón de su majestad (Temerario I), de Naomi Novik: Un cuento oscuro despertó opiniones contrapuestas hace un par de años. En mi caso, defendí a capa y espada que tenía una primera mitad más que interesante y, como la cabra tira al monte y la cabra de la fantasía (¿épica?) es extraordinariamente poderosa en mí, no pude resistirme a la premisa que nos presenta Novik: una ucronía en la que los dragones constituyen la fuerza aérea en las guerras napoleónicas. Apenas lo he empezado, pero de momento me está gustando mucho.

 

Por supuesto, hay otras lecturas a las que me gustaría hincarles el diente este mes, pero dudo que me dé tiempo a todo. Sin ir más lejos, tengo Seis de Cuervos, de Leigh Bardugo, comprada desde hace un montón, pero, por unas cosas y otras, se ha ido retrasando. También La mirada extraña, de Felicidad Martínez, ha estado a punto varias veces, pero la he ido dejando por distintos motivos, aunque me he prometido que no pasa de este año. Hay otros muchos, claro, porque la pila es poderosa y no perdona, pero quizá estos dos sean los libros de autoras a los que más ganas les tenga ahora mismo, aparte de los que he comentado.

 

Por último, a modo de Bonus track, y aunque sea desviarnos un poco del tema, quiero hacerme eco de la oferta que Humble bundle acaba de publicar y que se refiere a juegos con protagonista femenina. Después de las noticias que hablaban de jugadores que no se sienten cómodos con las propuestas en las que una mujer lleva el peso de la historia, creo que todas las iniciativas que vayan en la dirección contraria son bienvenidas.

 

¡Nos leemos!

 

Nota: la imagen de cabecera de esta entrada está tomada del blog de @leoautoras. ¡Gracias por su amabilidad al cedérmela!

Deja un comentario